Actualidades: Profesor Jan Ryn: "Aparte del cocainismo, como vicio común entre los habitantes de los Andes, existe también el alcoholismo. En la vida cotidiana se puede observar la práctica del consumo del alcohol, en el periodo de las fiestas y rituales relacionados con ellas." El Reportaje en nuestra nueva edición./ Bernard Francou, glaciólogo francés: "Si Groenlandia y la Antártica se derriten, el nivel del mar subiría de 60 metros.Ciudades como Guayaquil, New York, New Orleáns y Londres desaparecerían...
Actualizado lunes 11 de diciembre 2017
Home Argentina: Catamarca, mágica tierra que acaricia el cielo
 
Catamarca, mágica tierra que acaricia el cielo PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Griselda Moreno   


 

Los ojos que  hayan atrapado la vasta y salvaje poesía de su  puna, que se hayan llevado el profundo azul de su cielo, la cromática beldad de sus lagunas o la  elegancia de perlados interrogantes  remontando vuelo…los ojos que hayan absorbido  la gélida  imponencia de sus volcanes, la contemplación religiosa de sus almas morantes  o  la gracia  nativa  de sus  manos creadoras,…es porque esos ojos fueron testigos de esta sorprendente comarca llamada Catamarca,  ignota para muchos, extraordinaria para quienes alguna vez estuvimos allí.

catamarca

 

Posiblemente esta provincia cuyo nombre proviene de kakán, kata = ladera y marka = fortaleza;  significando "Fortaleza en la ladera", sea un destino insospechado. De esos que  llevan al asombro y dejan la maravilla de sus encantos tallados en la memoria del forastero. Sus diferentes regiones deslumbran, en cada una emergen diversas alternativas y lugares por descubrir…“Paisajes de Catamarca, con mil distintos tonos de verde, un pueblito por aquí, otros más allá y un camino largo que baja  y se pierde”, escribía la pluma de Polo Giménez eternizando en una zamba a Catamarca.

Quizás, la intrigante idea de explorar terrenos diáfanos, puros y aún distantes de la injerencia humana sea su mayor atracción. No casualmente su suelo ha sido parte de uno de los mayores eventos de la agenda internacional: el Rally Dakar Argentina-Chile 2009 cruzó los caminos catamarqueños por la senda asfáltica del  Corredor Internacional Paso San Francisco, imponiendo seguramente de este modo, el sello de su singularidad paisajística en el mundo.

Meca de Montañistas

El relieve montañoso ocupa la mayor parte de su extensión geográfica y una gran fracción del norte deviene parte del desierto de Atacama, el más seco del globo y solo superado en altura por la meseta tibetana. La Puna, como aquí la conocemos, con una altitud que supera los 3000mts es una porción del planeta donde cualquier impronta vital sorprende y solo pocos corazones bombean diariamente como un prodigio a la vida. Una región que inyecta una extraordinaria sensación de infinitud, solemne vacío inexplicable que lleva a la reflexión de la condición humana. Acaso un vacío “lleno de silencio” como ya lo expresan bucólicas metáforas.

De las montañas más altas de “Abya Yala” (nombre primitivo del Continente Americano), salpicadas a la largo de la Cordillera de los Andes, Catamarca hospeda una tercera parte de ellas. Sus parajes de altura los pincelan más de catorce colosos en su mayoría volcánicos que despuntan sobre los 6000 metros. Gigantes de varias cabezas níveas que osan besar el cielo.  Estremecedor escenario geográfico llamado “Los Seismiles” rodeados por mantos de sal y lagunas de colores, que proyecta constituirse como una Área Natural Protegida, enmarcado en lo que se ha denominado Pianwalla, que significa “Penetración en la Montana”y que de  antaño conocieran y respetaran los Caucanos -los sherpas de esta tierra-. Custodiados por la presencia de “Huaira” (viento de las alturas) y el grito de  vicuñas y guanacos (camélidos andinos), varias de estas cimas fueron consideradas por los antiguos habitantes las moradas de deidades o seres sobrenaturales (como Inti o Viracocha) que los protegían del mal, y fueron espacios de extensas romerías y singulares rituales de las culturas andinas. Hoy verdaderos paraísos sagrados, metas deportivas para cientos de alpinistas de otras latitudes, o melodías de un espacio eco turístico sin parangón.

Huellas Originarias

 

“Yo soy de aquellos bardos andinos”  decía el poeta Adán Quiroga, “de los alisos de las montañas, de aquellos que se cobijan bajo la sombra de un vuelo de águila”  Muchos artistas han  encontrado la inspiración en el néctar de estas tierras, en la mirada de su gente, probablemente en el mismo  zumbido del vuelo de un cóndor.

Culturalmente Catamarca refleja el lógico sincretismo producido por el encuentro de una historia nativa y el ingreso de tradiciones hispanas. De esta reunión ha decantado toda una forma de vida manifestada en el lenguaje, rituales, ceremonias, culinaria, textiles, artesanías y  en la vos  y pincel de sus artistas. Catamarca rescata, no se olvida y organiza las expresiones culturales y turísticas de todo un pueblo a lo largo de cada año.

De ejemplo sirvan las fiestas en “Honor a la Virgen del Valle” que pone de manifiesto el inquebrantable espíritu religioso de la población; “La Fiesta del Sol” (Inti Raymi, Año Nuevo Incaico, celebración por antonomasia de los países andinos) o la “Fiesta del Poncho” un evento imperdible, considerado el Festival y Exposición de Artesanías más importante de la República Argentina, precisamente donde cientos de improntas originarias, modelan diferentes formas de revelarnos su historia.

Allí, donde la fusión del hombre y la tierra se produce, el “Adobe” cobra protagonismo y su “Ruta” llama a la existencia anestesiando el paso del tiempo. Y entonces aparece toda una mística de más de 300 años hecha arcilla, en sus curvas góticas, en pequeñas capillas de diferentes estilos y formas, en piezas talladas, en techos que el viento ha moldeado.  Y si la idea es peregrinar hacia el pasado, los rastros arqueológicos de culturas milenarias, posicionan a Catamarca como la provincia que posee la mayor cantidad de sitios en el país. Pasos pretéritos a diez mil años antes de cristo o aquellos más próximos al Imperio  Incaico.

Catamarca

 

Aventurarse

Quienes ostenten un espíritu fundado en la innovación y el descubrimiento, Catamarca es el lugar a visitar. Para muchos podría ser considerada como un edén de las travesías en vehículos 4x4: cientos de km. en diferentes tipos de terrenos desafían a la exploración. Los caminos del norte se abren paso entre dunas y salares pareciendo conducir al mismo centro de la tierra. Del mismo modo circuitos de MTB atraviesan paisajes escandalosos llevando al límite muscular pero a la maravilla ocular. 

Caza, pesca, avistaje de flora y fauna autóctonas, safaris fotográficos, visitas de estancias, cabalgatas, experiencias en el aire…”queda mucho por descubrir” dijeran entusiastas y orgullosos los catamarqueños; seres calmos, simples, de pocas palabras, contemplativos y gran corazón.

Las aguas termales resucitan de la tierra paradisíacamente, siendo el complejo termal de Fiambala, un oasis de salud en plena zona cordillerana. Fiambalá, conocida como “la capital de la cordillera” se ha establecido como el punto de partida de las expediciones de alta montaña, caminatas y otras actividades.También, las Sierras de Ambato cobijan  en uno de los paisajes más bellos de la provincia a la tradicional villa veraniega El Rodeo que a solo media hora de la capital, San Fernando del Valle de Catamarca, resplandece y se colma.

 

 

Amigo viajero, indudablemente las estrellas más brillantes las he visto desde esta tierra; la grandeza y virginidad de su territorio me han sobresaltado y la perpetua espectacularidad  de sus volcanes el aliento me han robado. Y hasta hubo veces que respirar no he querido, para no herir la vos del silencio que presentí haber escuchado.

Toda la Información:

http://www.turismocatamarca.gov.ar/

http://www.catamarcaguia.com.ar


Créditos fotográficos: Griselda Moreno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

Indices Revista Andes

Couverture-Ed-130.jpg

www.lan.com

www.enjoytour.cl

www.gbtbolivia.com

Banner
Banner

QUIENES SOMOS

Linea EditorialEl Equipo