Actualidades: Profesor Jan Ryn: "Aparte del cocainismo, como vicio común entre los habitantes de los Andes, existe también el alcoholismo. En la vida cotidiana se puede observar la práctica del consumo del alcohol, en el periodo de las fiestas y rituales relacionados con ellas." El Reportaje en nuestra nueva edición./ Bernard Francou, glaciólogo francés: "Si Groenlandia y la Antártica se derriten, el nivel del mar subiría de 60 metros.Ciudades como Guayaquil, New York, New Orleáns y Londres desaparecerían...
Actualizado miércoles 18 de octubre 2017
Home La Paz: El Corazón Aymará del Altiplano
 
La Paz: El Corazón Aymará del Altiplano PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Alain Mesili   


Ciudad poco conocida, situada al confín de los Andes, a 3.600 metros de altura, La Paz es la capital del altiplano y del Collasuyo, el territorio de la nación aymará. Se levanta como una síntesis única del mundo andino y de la vida moderna.


lapazCiudad  radiante, llena de vida. La Paz forma el núcleo cultural más sólido del altiplano, tanto en el contexto familiar como en las creencias de la tierra (Pachamama) y en las fuerzas telúricas de los nevados (Apus). La ciudad tiene el carácter indígena del resto de la ocupación de los pueblos (quechua, guaraní) o etnias de menor presencia en número a lo largo del país.

La Paz, capital política de Bolivia, es a la vez el encuentro más heteróclito de las culturas indígenas nacionales, sin olvidar la representación sustentable del universo occidental moderno en todas las estancias de la vida social, política, económica y cultural, algo como un “chairo” (sopa tradicional) seguido de una “fondue” de queso (plato típico de los alpes)

La ciudad más indígena de América

Transcurriendo los siglos, desde su fundación en 1548 por Alonso de Mendoza, La Paz ha recibido diversos aportes históricos y culturales. Es hoy la metrópolis andina de mayor expansión urbana. El Alto tiene más de novecientos mil habitantes y La Paz está “hoyada” en una imponente porción del altiplano: frío, rodeado de nevados por encima de los 6.000 metros como el Illimani, una de las montañas sagradas de los Andes. La urbe, un manantial de ladrillos, adobes y cimentos desciende hasta los 2.600 metros de altura.

Es un cosmos de contrastes que no se puede describir en pocas palabras. Síntesis del mundo andino en una imagen sepia por su pasado y cromático por su modernidad y futurismo. Quienes dan una vuelta por ella quedan impactados: ¡no es lo que se imaginaban! El día de estadía previsto se transforma en varios y comienza el descubrimiento de un paisaje urbano que puede llenar el espacio periodístico a tiempo pleno. Paseando por la ciudad, la vista y la mente del viajero almacenan recuerdos de múltiples colores: artes textiles, ponchos y artesanía fina, material decorativo, objetos típicos de cerámica, antigüedades domésticas, instrumentos de música. Todo situado en el mismo centro, como si fuese un bazar mágico.

lapaz

Lo que esta ciudad simboliza en la memoria del visitante se transmite caminando por las calles coloniales del casco viejo, donde los inmigrantes aymará conforman la mayor parte de la población. Distintos rostros estampados por la emergencia, hace cinco siglos atrás, de una nueva raza, el cholo urbano, marcado por los símbolos de su tradición andina y campesina; el Ayllu, el grupo consanguíneo de la comunidad, de la familia extensa.
 
Ahí están imaginadas varias ciudades en una. La geografía urbana, que cien generaciones -entre forajidos y genios, héroes o simples transeúntes anónimos- crearon en un sitio excepcional, está fracturada y es caótica. Un millón de indígenas; campesinos de todas las latitudes del país conviven en El Alto, segunda ciudad con mayor población, ubicada a 3.900 metros de altitud. Nada nos puede dejar indiferentes: La Paz es la expresión genuina del encuentro entre civilizaciones, culturas y tradiciones. Lo indígena, mestizo y blanco viven bajo el mismo cielo, a la sombra de nevados, donde moran los Achachilas, los espíritus protectores.

Dos mundos en uno
   
Calles de mil gradas, mercados de las brujas y de flores con una diversidad jamás vista de orquídeas. Todo es como una inmensa feria donde llegan las cholas de tres polleras y sombrero tipo Borsalino. Lugares que deslumbran con el hechizo de la cartomancia y lectura del futuro en hojas de coca. Calle Santa Cruz: increíble mercadeo de útiles escolares o máquinas de toda clase, hasta el más inverosímil electrodoméstico o repuesto chino, a través de centenares de puestos, que parecen yuxtapuestos por la pendiente de la avenida.

lapazPor el centro, entre edificios de vidrios tipo Ray Ban, está las tiendas chic con los mejores perfumes de París, Londres o Nueva York, la ropa con los últimos modelos lucidos en pasarelas de Pierre Cardin y otros. Finalmente, entre todos ellos se encuentran muchos museos en los cuales hay resabios de civilizaciones antiguas. Es penetrar en el pasado, donde la penumbra y la atmósfera pesada caracterizan a los repositorios de paleontología, antropología y etnología. En cualquier recorrido no hay que olvidar un paseo por las galerías artísticas o el templo de San Francisco, joya del arte colonial en donde el sincretismo nos subyuga ante semejante sabiduría.

Bohemia…Bohemia

Ciudad metafórica de hoy con un pasado artístico de primer nivel, sigue nocturna en el mismo diapasón de ciertos barrios de Buenos Aires como San Telmo o La Boca. En aquellos, el tango tiene sus mozos y aquí, los caporales a sus musas subtropicales tal como los huaynos a sus diablos. La capital vibra de noche con bares café concert de jazz y música pop, con recitales de salsa y tango, y la realización de peñas folklóricas.

La Paz es sobre todo color ladrillo, color poncho “bucólico”. Así la definía en sus memorias el gran pintor Arturo Borda, conocido como “El loco” . A su vez, Jaime Sáenz, con su obra maestra “Felipe Delgado” (1979), describe el mundo bohemio y los bares de la “mala hora”. La Paz, con su círculo de poetas andariegos entre bodegas de licorerías y tabernas en donde se declaman sonetos al son de guitarras traba solfeo, nos recuerda a la distancia a Rimbaud y Baudelaire, príncipes de los “poetas malditos”.

lapaz

367 fiestas al año: A diario acontecen expresiones folklóricas callejeras, sin que a nadie le moleste la “trancadera”. Cada barrio, cada esquina tiene su santo patrón. Las fiestas son el eje conductor del significado y de la composición de santuarios como el del “Gran Poder” y “Entrada Universitaria”. Son danzas de devoción a las creencias religiosas paganas de la tierra como del cristianismo, con más 80.000 bailarines y otros miles de espectadores.



lapaz

Mercados campesinos: De día son sinónimos de olor a ají, naranja, sandía y pomelo, provenientes de los  trópicos de las Yungas. Los mercados campesinos al aire libre de las calles Rodríguez / Illampu, en el corazón del barrio mas bullicioso de San Pedro, son dignos de ser visitados.


Instituciones oficiales de apoyo al turismo
•    Ministerio de producción y microempresa, sra. Célida Sosa Lunda, Viceministerio de Turismo, www.turismobolivia.com
•    María Teresa Chávez, Dirección de Promoción Turística, www.lapaz.bo
•    Prefectura de La Paz. Naturaleza, culturas vivas y deportes de aventura. Sr. Gonzalo Montenegro. www.prefecturalpz.gov.bo/
•    Fundación Nuevo Norte. Promoción sector turismo Cuzco-La Paz-Uyuni. 2 WONDERS.COM. www.nuevonorte.org

 

Fotos: Luis Born y Alain Mesili

 
 

Indices Revista Andes

Couverture-Ed-130.jpg

www.lan.com

www.enjoytour.cl

www.gbtbolivia.com

Banner
Banner

QUIENES SOMOS

Linea EditorialEl Equipo